El relleno con látex consigue una almohada de firmeza media que no se hunde al apoyar la cabeza. Suave al tacto, el látex se ajusta perfectamente a la posición del cuello por lo que es el material idóneo si sufres problemas cervicales.