Con un somier de láminas eléctrico controlas la movilidad de la cama y, por lo tanto, la posición del cuerpo durante tu descanso: con las piernas ligeramente levantadas, la espalda algo más incorporada… porque actúa de forma independiente en la zona superior e inferior de tu cuerpo.